como saber si soy esteril

6 factores de riesgo de esterilidad femenina

Actualmente, gracias a la rápida evolución de la medicina moderna, se pueden identificar hasta el 90% de las causas médicas de infertilidad o esterilidad y más del 50% de los casos se tratan con éxito mediante el uso de tratamientos médicos.

Este problema de salud es cada vez más común en mujeres de todo el mundo. Sin embargo, los investigadores de la medicina han descubierto varios factores de riesgo que pueden causar esterilidad en las mujeres, quienes nacen con todos los óvulos que producirán naturalmente a lo largo de su vida adulta.

Actualmente, los investigadores creen que las mujeres nacen con uno a dos millones de óvulos, cantidad que va disminuyendo a lo largo de los años.

Aquí te explicamos seis factores de riesgo de esterilidad femenina:

1. La edad

La calidad y la cantidad de los óvulos de una mujer disminuyen con la edad. A partir de lo 35 años, la tasa de pérdida de folículos se acelera, lo cual genera una menor producción de óvulos y una baja considerable en la calidad de éstos. Esto dificulta la concepción y aumenta el riesgo de aborto espontáneo.

La posibilidad de lograr un embarazo en el periodo de ovulación de una mujer menos de 35 años, sin ningún factor de infertilidad, es de 18 a 35% por mes. Sin embargo, pasada esta edad, la posibilidad de lograr el nacimiento de un bebé es de menos del 10%.

2. Enfermedades ginecológicas

Entre un 78 y un 85% de los casos de esterilidad femenina se deben principalmente a cuatro factores:

Anovulación. Cuando el óvulo no llega a ser expulsado por el ovario, ya sea por no haberse formado o por no alcanzar la madurez necesaria. Esta anomalía se presenta en un 25% de los casos de esterilidad y un aproximado de 35% de las mujeres presenta anovulación en algún momento de su vida.

● Factor tubo-peritoneal. Aproximadamente, un 25% de los casos de la esterilidad femenina se debe a un factor tubárico, es decir, cuando las trompas de Falopio presentan algún tipo de lesión, ya sea bloqueo o adherencia que imposibilite su funcionamiento correcto.

Miomas o fibromas. Los fibromas uterinos son los tumores no cancerosos más comunes entre las mujeres en edad fértil. Los fibromas son formados por células musculares y otros tejidos que crecen en y alrededor de la pared del útero. Se desconoce su causa, pero se sabe que pueden ocasionarse por exceso de hormonas o por herencia genética.

● Endometriosis. La endometriosis es una enfermedad en la que el tejido uterino se forma fuera del útero, para localizarse en ovarios, trompas, vejiga, peritoneo y, en ocasiones, en órganos más distantes del aparato reproductor, como el intestino o los pulmones. Un 10% de las mujeres en el mundo la padecen y es un factor constante en 35% de las que presentan problemas de esterilidad.

3. Peso

El tener un peso 25% superior o inferior al normal puede afectar considerablemente los ciclos de ovulación, desencadenando en esterilidad. La obesidad favorece la anovulación por alimentación inadecuada de los estrógenos. Padecimientos como el síndrome del ovario poliquístico está asociado a la resistencia a la insulina y a la obesidad, siendo la causa más frecuente de la infertilidad femenina.

También la delgadez extrema provoca que el bajo nivel de grasa corporal afecte directamente a la producción de hormonas que regulan el ciclo menstrual, por lo que en la mujer adulta pueden interrumpir la menstruación (amenorrea) o alterar la capa interna que recubre el útero, afectando directamente la posible implantación del embrión.

4. Enfermedades crónicas

Muchas enfermedades crónicas, como la obesidad y diabetes, el lupus, la presión arterial alta o el asma pueden ser otros factores de riesgo para causar esterilidad en las mujeres.  Por ejemplo, la hipertensión (HTA) durante el embarazo es la primera causa de muerte materna y de morbimortalidad perinatal en todo el mundo.

En el caso del lupus, por otro lado, generalmente no causa esterilidad, pero sí hace que resulte complicado llevar sanamente o terminar un embarazo. El embarazo también puede agravar la enfermedad en un alto porcentaje de casos.

5. Factores químicos ambientales y adicciones

Además de factores físicos, otro factor que puede afectar gravemente la fertilidad en las mujeres es la exposición a ciertos químicos, como plomo o pesticidas, o bien la ingesta de sustancias dañinas para el organismo, como el tabaco.

Las mujeres con mayores niveles de pesticidas en la sangre, sustancias con las que muchas veces son tratados los alimentos que consumimos, tienen mayor probabilidad de tener endometriosis.  Por otro lado, el tabaquismo, además de dañar el cuello uterino y las trompas de Falopio, aumenta el riesgo de aborto y de embarazo ectópico, envejece los ovarios y agota los óvulos prematuramente.

6. Enfermedades de transmisión sexual (ETS) no tratadas

Existen ETS, como la clamidia y la gonorrea, que pueden dañar severamente las trompas de Falopio, el cuello uterino u otras partes del aparato reproductor femenino y provocar infertilidad.

La clamidia es tres veces más común en mujeres que en hombres y, tanto esta enfermedad como la gonorrea, cuando no es tratada, puede infectar las células del cuello cervical, extenderse a los ovarios, las trompas de Falopio al útero, causando enfermedad inflamatoria pélvica e infertilidad.

Si bien la prevención de muchos de estos padecimientos está fuera de nuestras manos, se recomienda mantener un estilo de vida saludable, comiendo equilibradamente, vigilando nuestro peso y masa corporal, evitando las sustancias nocivas, manteniendo una vida sexual saludable con el uso de preservativos y recurriendo frecuentemente a chequeos de prevención con nuestro ginecólogo.