Maduración
in vitro

A través de la maduración in vitro (IVM por sus siglas en inglés) en combinación con la fertilización In vitro (FIV), es posible recolectar y utilizar los óvulos inmaduros de una mujer.

La tecnología IVM aumenta las posibilidades de una mujer de usar al menos algunos de sus óvulos que aún no están preparados para la fertilización.

Pasos de la maduración in vitro

Los óvulos inmaduros se recuperan quirúrgicamente.

Se colocan en una placa de Petri que contiene un medio de maduración especial en el laboratorio con tecnología de punta de New Hope.

La maduración se controla cuidadosamente hasta que cumplen las características para ser fertilizados.

Cada óvulo se inyecta con un único espermatozoide mediante inyección intracitoplasmática (ICSI).

Los embriones resultantes se cultivan durante varios días más hasta que se han convertido en una etapa viable para la transferencia.

Se seleccionan los embriones con mayor probabilidad de éxito para la transferencia de FIV o crioconservación.

Candidatas para la maduración in vitro

• Mujeres con SOP (síndrome de ovario poliquístico).

• Pacientes con cáncer que pueden ser sensibles a la terapia hormonal.

• Pacientes que desean reducir el riesgo de sobreestimulación (OHSS).

• Mujeres jóvenes que pueden producir una gran cantidad de folículos ovales (15+) a través de la estimulación con medicamentos.

• Mujeres jóvenes que tienen historial de producción de un gran número de folículos ovales (15+) en un intento previo de FIV debido a un síndrome de hiperestimulación.

• Mujeres que tienen un nivel aceptable de hormona antimulleriana (HAM).

• Mujeres que tienen un peso saludable (IMC), no obesas.

Agenda tu cita

Hoy es el día. Estás dando el primer paso para lograr tu embarazo.