¿Puedo elegir el sexo de mi bebé?

La selección del sexo de un bebé es un tema que siempre ha generado controversia. 

Desde la antigüedad, por razones culturales, muchas sociedades han buscado la manera de elegir el sexo de su descendencia, empleando métodos arcaicos y carentes de evidencia científica.

En la actualidad disponemos de grandes avances tecnológicos en el campo de la reproducción asistida, que nos permiten llevar a cabo la selección de sexo de manera exitosa.

Y, aunque la respuesta a la pregunta ¿puedo elegir el sexo de mi bebé? es “sí”, por sus implicaciones éticas, esta práctica está reservada sólo para casos específicos, y a continuación te vamos a platicar de qué se trata.

¿Qué es “selección de sexo”?

Es un procedimiento en el que se seleccionan de forma específica los espermatozoides con cromosoma X o Y en su material genético, para que el futuro bebé sea mujer u hombre, respectivamente.

Para lograrlo, la reproducción asistida interfiere en las siguientes etapas:

  • Preconcepcional: se selecciona el espermatozoide antes de la fecundación.
  • Embrionaria: se selecciona el embrión, después de la fecundación.

¿Por qué elegir el sexo de mi bebé?

Por ahora, la única indicación aceptada para elegir el sexo de un bebé es la prevención de enfermedades genéticas ligadas a los cromosomas sexuales.

Existen alrededor de 500 enfermedades graves relacionados con alteraciones en el cromosoma X, y que tienen un 50% de probabilidad de manifestarse en los hijos varones, entre ellas la hemofilia y la distrofia muscular de Duchenne.

Otras causas que no son estrictamente médicas, como el “Family balancing”, aún no están justificadas e incluso son castigadas por la ley en algunos países.

Técnicas de selección de sexo

  1. Selección genética preconcepcionalSe trata de elegir directamente los espermatozoides con cromosoma X o Y. A pesar de que no requieren la creación de embriones que después no serán usados, su eficacia es baja.
    • Microsort

    Con ayuda de un citómetro de flujo se mide la cantidad de ADN en los espermatozoides. El cromosoma Y es más pequeño que el X, por lo que un espermatozoide masculino tiene un 2.8% menos de material genético en su interior.

    Los espermatozoides seleccionados se utilizan en inseminación artificial con una tasa de éxito de entre el 70% y 80%, pero aún se encuentra en proceso de ser aprobado por la FDA.

    • Método Ericsson

    Este método se basa en que, al tener menor cantidad de ADN, los espermatozoides con cromosoma Y son más ágiles y rápidos que los del cromosoma X. 

    Entonces, se separan los espermatozoides del sexo deseado y, mediante una modificación en la técnica de capacitación del semen para la inseminación artificial, se favorece su llegada al óvulo. 

    El éxito de la técnica se aproxima al 70%

  2. Diagnóstico genético preimplantacionalEsta técnica tiene lugar una vez obtenidos los embriones, a través de la fecundación in Vitro. Permite el análisis completo del ADN del embrión, por lo que su eficacia para seleccionar el sexo del bebé es del 100%.

    Pero esa no es su aplicación más importante, pues también detecta y previene la transmisión de enfermedades genéticas hereditarias.

Protege a tu bebé, aún antes del embarazo.

En New Hope Fertility Center contamos con el Diagnóstico Genético Preimplantacional PGT-A, que nos permite reducir en un 90% la transmisión de trastornos genéticos.

Si tu o tu pareja son mayores de 35 años, padecen o tienen familiares con enfermedades genéticas y están planeando o no han conseguido tener un embarazo… ¡Contáctanos!