embarazo ectopico que es

Mitos y realidades sobre el embarazo ectópico

Un embarazo ectópico es aquel que ocurre cuando el óvulo fecundado se implanta fuera del útero y, en el 95% de las ocasiones, se asienta en las trompas de Falopio.

En los últimos 30 años, la frecuencia del embarazo ectópico aumentó desde un 0,5% hasta un 1,1%, por lo que los investigadores en medicina se han dado a la tarea de averiguar más sobre esta condición.

¿Cómo se diagnostica un embarazo ectópico?

Por lo regular, los embarazos ectópicos suelen diagnosticarse tomando en cuenta los síntomas que provocan, la ecografía y el análisis de sangre que el médico a cargo realice.

En el pasado, no se tenía suficiente información sobre este padecimiento y las consecuencias resultaban fatales para la mujer que padecía un embarazo así. Hoy en día, los estudios científicos han hecho posible que muchas mujeres se recuperen, sin embargo, aún hay muchos mitos al respecto. Aquí algunos:

Mito 1. Si experimenté un embarazo ectópico, es imposible que vuelva a suceder

Realidad: De acuerdo con los resultados de un estudio publicados por Human Reproduction, si ya experimentaste un embarazo ectópico, tienes de 4  a 10 veces más probabilidades de que se repita. ¡Pero no te desanimes, inténtalo de nuevo! En la actualidad, los tratamientos para lograr un embarazo son cada vez mejores y en New Hope podemos ayudarte.

Mito 2. Es posible llevar a término un embarazo ectópico de forma saludable

Realidad: El embarazo ectópico se trata de una condición grave, que pone en peligro la vida de la mujer si no se trata adecuadamente.

Este padecimiento es la causa principal de muertes relacionadas con el embarazo durante el primer trimestre en varias partes del mundo, ya que, si no se trata, el embrión en crecimiento puede romper o reventar una trompa de Falopio, lo que puede causar hemorragia, infecciones internas y la muerte de la mujer.

Si el embarazo continúa el suficiente tiempo como para que se presente una rotura en la trompa de Falopio, los siguientes síntomas aparecen de forma intensa:

  1. Sangrado vaginal abundante.
  2. Distensión abdominal.
  3. Dolor abdominal intenso, agudo.
  4. Presión sanguínea baja.
  5. Desmayos o mareos.
  6. Dolor en el pecho y espalda (raros).

Mito 3. El embarazo ectópico es ocasionado por tratamientos de fertilidad

Realidad: El embarazo ectópico es atribuido al uso del DIU como método anticonceptivo, a la enfermedad inflamatoria pélvica, embarazos ectópicos previos, adherencias causadas por cirugía abdominal, endometriosis, tabaquismo, inflamación, infección o anormalidad en las trompas de Falopio.

Muchas veces, la causa de los problemas para concebir que conduce a la paciente a un tratamiento de fertilidad puede ser la causa del embarazo ectópico. La parte positiva es que en estos casos es más fácil detectar un embarazo ectópico antes de que avance y cause estragos en la salud de la mujer, pues si ésta acude a una clínica de fertilidad, se le someterá a ecográficos regulares y a controles analíticos, en donde se descubrirá cualquier anomalía que se presente.

Mito 4. Es posible realizar un reimplante de embrión cuando se da el embarazo ectópico

Realidad: Desafortunadamente, no es posible realizar un trasplante o reimplante ectópico, ya que, en un embarazo normal, después de que se produce la fertilización en la trompa uterina, el embrión en desarrollo viaja al útero para su posible implantación.

No obstante, una implantación exitosa requiere que tanto el revestimiento uterino sea receptivo como que el embrión sea competente. Estos dos eventos sincronizados están regulados con precisión, ya que esta conversación cruzada entre el embrión y el útero sólo puede ocurrir durante un tiempo limitado, denominado ventana de implantación. Después de que dicha ventana de implantación “se ha cerrado”, el endometrio del útero ya no es habitable ni apto para un embarazo en desarrollo.

Además, aunque la intención sea en sí salvar al embrión para que pueda llegar al término de la gestación, extraer un embarazo en desarrollo de su sitio de implantación sería tan nocivo, que causaría un daño irremediable, y el embrión no podría continuar creciendo.

Por desgracia, la ciencia aún no ha logrado desarrollar la tecnología para trasplantar un embarazo en desarrollo de la trompa de Falopio al útero materno.

Mito 5. Es imposible lograr un embarazo saludable después de haber tenido un embarazo ectópico

Realidad: Si bien las probabilidades de volver a presentar un embarazo ectópico existen, las posibilidades de lograr un embarazo saludable son, aproximadamente, del 80%; todo dependerá del estado en el que se encuentren las trompas de Falopio después de la intervención médica posterior al padecimiento.

Así que, si has sufrido de embarazos ectópicos y te interesa ser madre, no dudes en contactarte con New Hope. ¡Aquí podemos ayudarte!