Mitos de la infertilidad que no debes creer

Es verdad que en esta era de la información, cualquiera puede expresarse acerca de un tema y difundirlo, sin necesariamente tener conocimientos previos o verídicos al respecto. La desinformación funciona como una cadena que, lejos de ayudar, puede generar aún más confusión en nuestro entorno. Hablando específicamente en torno a un tema tan controversial como lo es la infertilidad, si bien es importante buscar respuestas a todas nuestras dudas, lo es más buscarlas en el sitio correcto y siempre corroborar dicha información con segundas y terceras opiniones emitidas de fuentes reconocidas, como una autoridad en el tema.

Aún en esta época donde se podría decir que la respuesta está «al alcance de un clic», siguen existiendo diversos mitos en torno a la fertilidad, tanto en mujeres como en hombres, los cuales discutiremos a continuación:

Mito No. 1: es fácil concebir un hijo si se tienen relaciones sexuales a diario.

Verdad: en cada ciclo existe un 25% de probabilidades de lograr el embarazo teniendo relaciones sexuales durante la ovulación así que lo más recomendable, si estás buscando tener un bebé, es intentarlo regularmente alrededor de esa etapa del ciclo. Además, toma en cuenta que tener más de un contacto al día hace que se reduzca la tasa de espermatozoides por eyaculación de tu pareja. 

Mito No. 2: la mujer tiene más probabilidades de ser infértil que el hombre

Verdad: la infertilidad puede ser ocasionada por padecimientos tanto femeninos como masculinos y depende de diversos factores. Pero, estadísticamente, de cada 10 casos de parejas con problemas de infertilidad 4 son a causa de infertilidad en el hombre, 4 son a causa de infertilidad en la mujer, de 2 a 3 son a causa de problemas de infertilidad en ambos y 2 son por causas aún desconocidas para la ciencia.

Mito No. 3: La edad del hombre no afecta su fertilidad

Verdad: Los espermatozoides se renuevan (por así decirlo) cada 3 meses; según estudios científicos, a partir de los 39 años la fertilidad de los varones se reduce una media de 23% cada año. Además, la calidad y salud de los espermatozoides a cualquier edad puede verse afectada por el consumo de alcohol, el tabaco, drogas y esteroides o anabólicos. 

Mito No. 4: Es posible elegir el sexo del bebé dependiendo el día y la hora de la relación sexual.

Verdad: Seguramente has escuchado o leído que algunas teorías indican que realizar el coito en determinadas posiciones o en ciertos días (pares/impares, fase lunar, etc.) permite elegir concebir niño o niña según sea el deseo de la pareja. Nada de esto está demostrado científicamente ni dispone de lógica.

Mito No. 5: la infertilidad se hereda.

Verdad: Sólo ciertas enfermedades de carácter genético llegan a afectar negativamente las probabilidades de lograr un embarazo sin ayuda de tratamientos de fertilidad. Aún así, hay personas sin algún tipo de antecedente familiar de infertilidad que resultan serlo.

Mito No. 6: la fertilidad en mujeres se acaba en cuanto la menopausia llega.

Verdad: si bien las mujeres pasan por un descenso brusco en la reserva ovárica entre los 35 a 37 años hasta que ésta se agota al llegar la menopausia,  cada organismo es diferente y debe valorarse de forma particular.

Mito No. 7: no hay relación entre obesidad e infertilidad.

Verdad: la obesidad sí que puede afectar la fertilidad, sobre todo desde el punto de vista hormonal, generando una alteración en el ciclo menstrual y en la ovulación. Los problemas para concebir pueden asociarse con alteraciones metabólicas como diabetes, dislipidemia, resistencia a la insulina etc.

Mito No. 8: Hay posturas que ayudan a conseguir el embarazo

Verdad: No existe evidencia científica de que una postura sea mejor que otra, mucho menos de la efectividad de ponerse cabeza abajo tras la relación sexual (otro mito). Lo que sí es recomendado por algunos especialistas, aunque no se dispone de evidencia científica que lo respalde, es realizar un pequeño descanso de unos 10 minutos después del coito para permitir que los espermatozoides alcancen con mayor facilidad las trompas de Falopio.

Mito No. 9: las ETS no tienen relación con la infertilidad.

Verdad: algunas enfermedades de transmisión sexual pueden dejar secuelas que complican la concepción de forma espontánea, a pesar de haber recibido el tratamiento adecuado en su momento.

Mito No. 10: el «mejor» espermatozoide es el que fecunda al óvulo.

Verdad: es cierto que hace un tiempo pensábamos que eso era un hecho, pero ya no. Se ha descubierto que el trabajo en conjunto de una gran cantidad de espermatozoides es lo que permite erosionar la cubierta del óvulo, y es esto lo que permite que uno de ellos pueda pasar.

La respuesta correcta a todas tus dudas sobre la fertilidad y a cómo lograremos tu embarazo la tenemos en New Hope. Nuestros especialistas analizarán tu historia médica  y te ayudarán a trazar el mejor plan para que logres convertirte en mamá.

En New Hope estamos listos para atenderte ¡Contáctanos hoy mismo!