La mejor clínica de Fertilidad del mundo, en México.

Testimonio Completo 7

Me siento muy contenta de poder contar esta historia de amor:

Nos casamos en el 2012 y después de tres años decidimos tener hijos pero al poco tiempo nos dimos fue que algo no estaba bien así que decidimos buscar ayuda es ahí donde encontramos a New Hope y empezamos esta historia de amor eterno.

No fue un camino fácil entre varios piquetes de aguja que por cierto soy miedosa jejeje logre vencer hasta este miedo, con los altibajos hormonales, pero siempre del apoyo incondicional de mi esposo y el equipo de New Hope.

Cuando se hizo la primera transferencia y no quedamos embarazados nos dio mucha tristeza, pero no fue impedimento para darnos por vencidos, Dios nos tenía preparado algo más.

Dicen que Dios no te da pruebas que no puedas superar y fue donde decidimos hacer una segunda trasferencia con un embrionarias de día 5, lo curioso de este embrión es que fue el último de los embriones en llegar a día 5, pero fue el elegido para hacernos los más felices. Después de la transferencia llegó el día de que nos dieran la noticia de nuestra Beta positiva, la doctora Lety nos llenó de felicidad al enterarnos de esta maravillosa noticia.

Así empiezo una de las etapas más hermosas de nuestras vidas el embarazo, gracias a Dios nunca hubo alguna complicación grave, tengo la dicha de tener un esposo maravilloso que siempre me apoya, consciente y sobre todo ama.

El día llegó y el 10 de Abril a las 11:08 llego nuestro amado hijo Iker Salvador con 3,405kg y 49cm que vino a iluminar y hacerla más feliz, fue un día de lágrimas de felicidad y agradecimiento a Dios por permitirnos gozar de esta dicha.

Agradecemos a todo el equipo de New Hope Guadalajara que estuvo en todo momento con nosotros y siempre ánimo para no decaer en esta búsqueda de la felicidad. Somos una familia hermosa que disfruta cada día cada momento.

Gracias Iker por escogernos como papás. Esperamos en algún tiempo regresar por el hermanito(a) jejeje.

Saludos a todos y gracias por ayudarnos a cumplir nuestro sueño.
Gracias Dr. Alejandro, a todo el equipo de enfermería, administración, embriología, gracias infinitas.