Hábitos que pueden interferir con mi tratamiento de fertilidad

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), se estima que una de cada cuatro parejas tiene problemas de fertilidad (es decir, que tardan algo más de un 1 año en conseguir el embarazo de manera convencional). Pero esta dificultad para lograr un embarazo tiene que ver con el estilo de vida que llevamos, siendo un factor externo que condiciona y compromete nuestro estado de salud.

A a la hora de formar una familia, factores como la edad, la nutrición, el peso, el nivel de ejercicio físico, estrés y la exposición ambiental se relacionan con la fertilidad (positiva o negativamente, dependiendo el caso) mientras el tabaquismo, el consumo de alcohol, las drogas, y la cafeína tienden indudablemente a desfavorecer la capacidad reproductiva en hombres y mujeres.

A continuación, hablaremos más a fondo acerca de los hábitos que podrían interferir negativamente con las posibilidades de concebir un hijo sin recurrir a tratamientos de reproducción asistida, y aún estando en tratamiento, debido a la disminución paulatina de la calidad espermática en hombres, así como de la capacidad ovulatoria en mujeres:

Mala alimentación

Una dieta que induzca al sobrepeso o su contraparte, un índice de masa corporal por debajo de lo necesario, afecta la fertilidad de hombres y mujeres. 

La falta de nutrientes provenientes de productos frescos, tales como frutas, verduras y proteínas magras, está relacionada con problemas de fertilidad; en contraste, una dieta equilibrada ayudará a mantener nuestro cuerpo sano.

Como recomendación, recuerda siempre beber suficiente agua para evitar la deshidratación celular y favorecer la correcta funcionalidad de las células (incluidas las endometriales).

Ejercicio físico, falta o exceso de

El ejercicio físico ha demostrado ser de gran ayuda para  mantener un buen estado de salud y bienestar; en mujeres, existe una disminución del riesgo de infertilidad en la fase ovulatoria con la práctica moderada de algún deporte.

En hombres, realizar ejercicio moderado al menos tres veces a la semana mejora casi todos los parámetros seminales en comparación con quienes realizan ejercicio más frecuente e intenso. La morfología también mejora en comparación con deportistas de competición o atletas de élite y, hablando específicamente del ciclismo como deporte, practicarlo más de cinco horas por semana se relaciona negativamente con la concentración y la movilidad espermática.

Permanecer bajo estrés y situaciones críticas

Por su parte, el estrés también juega un papel estelar en causar problemas de fertilidad. Un estudio de la Universidad de Oxford de 2010 demostró que las mujeres con los niveles más altos de adrenalina y cortisol en saliva (dos hormonas producidas por el cuerpo como respuesta al estrés) veían reducida su fertilidad en un 12% respecto a las que tenían niveles más bajos. A mayor agobio, menores posibilidades de quedarte embarazada.

Desconcierto, preocupación. Enfado. Tristeza. Rabia, culpa. Ansiedad. El estrés es un sentimiento de tensión física o emocional; es la reacción del cuerpo a un desafío o demanda. Cuando se prolonga, puede afectar a la salud. Además, se ha demostrado que el estrés debido al trabajo, por situaciones vividas, o incluso por tensiones sociales, tiene un impacto significativo y disminuye la concentración espermática, el recuento total de espermatozoides, la movilidad progresiva y su morfología. El estrés y la depresión parecen reducir la testosterona, interrumpen la función gonadal y en última instancia reducen la espermatogénesis.

Tabaquismo

El 13% de  casos de infertilidad son causados por el consumo habitual de tabaco. En hombres, afecta la concentración, movilidad y morfología de espermatozoides, influyendo en la tasa de fecundación. En mujeres, el tabaquismo se asocia con un aumento del riesgo de aborto involuntario y de nacimientos prematuros, a la vez que acelera la llegada de la menopausia, adelantándose entre 1 y 4 años antes de la edad que debiera suceder en caso de no fumar. Además, las probabilidades para quedarse embarazada en mujeres fumadoras se reducen en un 30% respecto a las mujeres no fumadoras. 

Lógicamente este riesgo de infertilidad aumenta con la cantidad de tabaco que la mujer fuma diariamente, aún si en lugar de fumar, estuviera expuesta al humo de cigarro como fumadora pasiva. 

Alcohol

El consumo de alcohol por parte de los hombres, se asocia a problemas de salud reproductiva como son la impotencia, la atrofia testicular, la disminución de la libido y la disminución de la concentración espermática. Está descrito que la espermatogénesis puede deteriorarse progresivamente a medida que se incrementa el consumo de alcohol. A su vez, el consumo crónico puede afectar directamente las hormonas reproductivas masculinas y también la calidad seminal.

Para el caso del organismo femenino los resultados no son claros, pero pueden estar relacionados con el aumento de secreción de estrógenos que influye en la disminución de la segregación de la hormona estimulante folicular y la ovulación. Teniendo un efecto directo en la maduración del óvulo, ovulación, desarrollo e implantación del blastocisto.

El consumo de cafeína

Hasta ahora, existen pocos estudios que relacionen el consumo de cafeína con la calidad seminal, pero sí su relación con la salud reproductiva a nivel general, lo cual asocia el consumo de cafeína con un incremento del tiempo de embarazo por encima de 9,5 meses, mayor tasa de aborto e incluso mayor muerte fetal.

En las mujeres, se ha observado que la cafeína puede tener una relación con problemas de infertilidad debido a las alteraciones que puede llegar a producir en los niveles hormonales.

Consumo de otras drogas

La marihuana contiene canabinoides que reducen la producción de testosterona desde las células de Leydig, modula la apoptosis de las células de Sertoli y disminuye tanto la espermatogénesis como la movilidad espermática, la capacitación espermática y la reacción acrosómica. 

Otra de las drogas más conocidas y consumidas es la cocaína, un estimulante del sistema nervioso central y del periférico que causa vasoconstricción y efectos anestésicos. Su uso prolongado puede asociarse a una disminución de la estimulación sexual, problemas para lograr y mantener la erección, así como para eyacular. 

Recomendación

Una vez en consulta conoceremos tus hábitos y con las mejores recomendaciones de nuestros médicos para modificar un estilo de vida poco saludable,  alcanzarás una mejor tasa de fertilidad.

Con tu anhelo y la tecnología exclusiva que tenemos en New Hope Fertility Center, estamos seguros que podrás convertirte en mamá.