reproduccion asistida y embarazo múltiple

Dudas sobre inseminación artificial y embarazo múltiple

Comúnmente, lo primero que se nos viene a la mente cuando escuchamos los términos “reproducción asistida” o “tratamiento de fertilidad” es la inseminación artificial, la cual es una técnica bastante popular por las tasas de éxito que ha tenido al cumplir el sueño de muchas mujeres y parejas de concebir.

Aquí te aclaramos algunas dudas sobre cómo se realiza, qué condiciones son necesarias para lograrla o si existe algún riesgo de obtener del proceso un embarazo múltiple.

¿Qué es exactamente la inseminación artificial (IA)?

La inseminación artificial es un método de reproducción asistida de baja complejidad que consiste en introducir una muestra de semen, ya sea de la pareja o de algún donante, en el útero de la mujer. Esto reduce la distancia que deben recorrer los espermatozoides y facilita la fecundación, lo que hace de este procedimiento una técnica ideal cuando los espermatozoides tienen dificultades para atravesar el cuello uterino.

Las razones por las cuales se presenta la dificultad puede ser por la calidad del semen o del moco cervical, o bien por incompatibilidad entre este último y las gametas masculinas.

¿La inseminación artificial duele?

Es un procedimiento poco invasivo, indoloro, y que no requiere la extracción previa de los óvulos de la paciente.
Esta técnica de reproducción asistida sólo puede ser exitosa cuando la mujer tiene un aparato reproductor saludable y funcional, cuando existen niveles normales de reserva ovárica (lo cual se determina en las pruebas iniciales), una edad límite de 38 años y cuando la muestra de semen cuenta con al menos 3 millones de espermatozoides sanos.

Te puede interesar: ¿Cómo se mide la reserva ovárica?

¿Cómo se realiza una inseminación artificial?

El procedimiento consiste en 4 etapas y, en total, el proceso suele tardar alrededor de un mes desde su inicio hasta la confirmación del embarazo:

1. Etapa de terapia hormonal

La idea es preparar el cuerpo de la futura madre a fin de que esté listo para la llegada del óvulo, o sea regular el ciclo ovárico para calcular mejor los días fértiles. Eso se logra gracias a una serie de inyecciones de hormonas gonadotropinas (hCG) diarias por una o dos semanas.

2. Etapa de la obtención del semen

Una vez fijada la fecha del procedimiento, el futuro padre debe acudir a consulta para la extracción de semen. Únicamente debe eyacular en un recipiente estéril.

La muestra pasa a un proceso para seleccionar los espermatozoides con mejores características, que son los que se van a conservar para la inseminación. También se realizan pruebas para descartar enfermedades de transmisión sexual o malformaciones en los espermatozoides.

3. Etapa de inseminación

Se trata de un proceso bastante sencillo cuya función es sustituir el coito (y, por ende, la eyaculación) para aumentar las posibilidades de un embarazo exitoso.

Una vez lista la ovulación, se introduce una cánula (o tubo quirúrgico) por el conducto vaginal hasta el útero, cerca de la entrada a las trompas de Falopio, para liberar el esperma.

4. Etapa de cuidados posteriores

Aunque la inseminación artificial es un proceso ambulatorio (no requiere reposo), se recomienda a la mujer seguir algunos cuidados, especialmente tomar (oral o vaginalmente) progesterona, una hormona que favorece la implantación del óvulo.

Quince días después de la inseminación, la futura madre regresa a consulta para exámenes de sangre. Sólo hasta ese momento se puede tener una prueba de embarazo confiable.

¿Existe riesgo de provocar un embarazo múltiple mediante la inseminación artificial?

  • Durante la estimulación ovárica previa a la etapa de inseminación, se pueden liberar entre uno y tres óvulos simultáneamente, por lo que, siempre que haya más de un óvulo en las trompas de Falopio, existirá riesgo de tener un embarazo múltiple, aunque la posibilidad es sólo de un 8%.
  • Si la paciente no desea correr el riesgo de concebir más de un bebé a la vez, la dosis de medicamentos y hormonas suministrados en la etapa de estimulación ovárica podría disminuirse con el objetivo de que se libere sólo un folículo, o incluso, la inseminación podría realizarse durante un ciclo natural.
  • Cabe destacar que la posibilidad de embarazo, dependiendo de las características de los pacientes y del tipo de inseminación (conyugal o con semen de un donante) varía entre un 15% y un 30%, pero si tras tres ciclos de inseminación artificial no se ha conseguido el embarazo, se recomienda recurrir a la fecundación in vitro.

Ahora que sabes cómo se realiza la inseminación artificial, acércate con un especialista de New Hope Fertility Center y te ayudaremos a hacer tu sueño realidad. Agenda tu cita