En la actualidad, los avances científicos, médicos y tecnológicos permiten que muchos problemas de fertilidad sean solucionados de la manera más eficaz y menos agresiva posible, haciendo del sueño de tener un bebé algo real. Para esto la fecundanción in vitro y la inseminación artificial son las técnicas más utilizadas.