embarazo después de los 35

5 beneficios de ser mamá después de los 35 años

La mejor característica de una madre es su madurez. Una mujer plena física y emocionalmente creará hijos sanos y felices. Por eso hoy te decimos 5 beneficios de ser mamá después de los 35 años.

Para muchas mujeres, llegar a la realización profesional y al su sueño de ser madres son dos misiones imposibles de llevar a cabo al mismo tiempo. Afortunadamente, cada vez hay más opciones para tener un bebé después de los 30 años.

Sin embargo, todavía son muchas las mujeres que se preguntan hasta qué edad es recomendable ser madre, y sienten miedo de empezar con la maternidad después que el promedio. 

Lo primero que queremos decirte es que esto no tiene nada de malo tener hijos a los 35, es más, esa experiencia extra te da sabiduría para criar de mejor manera a tu bebé y vamos a demostrártelo.

Maternidad por elección

En un mundo con cada vez más embarazos no deseados, tomar la decisión de ser madre después de los 30 años es eso: una decisión. Has tenido tiempo para pensar los pros y los contras. Ha nacido en ti el deseo genuino de ser madre ¿qué mejor para tu bebé que llegar a una familia donde será amado?

Mayor inteligencia emocional

La madurez es, en realidad, saber liderar con los retos de la vida sin que ellos destruyan tu salud emocional. 

Tampoco te estamos diciendo que tener tu primer embarazo a los 38 años vaya a ser mucho más sencillo que a los 21, pero sin duda tienes más camino recorrido en este mundo y muchos de los errores que cometiste antes ya no le afectarán a tu bebé.

Velo desde el lado de la crianza. Una madre madura:

  • Corre menos riesgos.
  • Tiene más experiencia en resolver problemas y crisis.
  • Puede transmitirles más experiencia a sus hijos.

No te estamos diciendo que no vayas a cometer errores, ¡claro que ocurrirán! Pero estarás más preparada para afrontar los retos de la maternidad y, seguramente, con una mejor actitud.

Estabilidad económica

Este punto engloba la principal razón de las mujeres para aplazar su maternidad: el trabajo. La realización personal y profesional es importante en la vida de todo ser humano y, aunque existen beneficios de la maternidad en el trabajo, lo mejor es conseguir primero un poco de estabilidad.

Después de los 35 años ya has descubierto tu misión en la vida y has trazado las bases de tu carrera profesional. Si ser mamá figura en tu plan de vida, puedes sentirte tranquila de que tu bebé llegará a una familia que no vivirá con carencias.

Puedes guiarte de otras mamás

Las amigas son una gran brújula y, aunque en todo grupo de mujeres esta la que habla de las ventajas de no tener hijos, hay otras que cuentan sus historias del embarazo ideal y la magia de ser madre.

Si estás leyendo esto, muy probablemente te hayas enamorado de lo que te han contado tus amigas que ya tienen a sus bebés y sólo podemos darte una recomendación: escúchalas.

Esas pláticas casuales son un cúmulo de sabiduría y consejos de maternidad. Ellas ya pasaron por lo que tú apenas conocerás, pero cuentas con ellas para hacerte más fácil el camino.

Mejor estilo de vida

A los 20 la fiesta, los amigos y el reventón son tremendamente tentadores. Tú ya pasaste por eso y lo viviste, nadie te va a contar lo que es vivir y una juventud plena. Ahora, en tus mejores años, llevas un estilo de vida más responsable.

Después de los 30 años es común que lleves:

  • Una mejor alimentación.
  • Respetes los tratamientos médicos al pie de la letra.
  • Vivas con menos estrés.
  • Tengas una rutina de ejercicios establecida.
  • Respetes más tus horarios de comida y para ir a dormir.

En fin, eres más responsable de tu salud y de tus hábitos. ¡Eso necesita un bebé! Una madre que desde el vientre le enseñe a llevar una vida sana y responsable. Quizá antes hubiera sido más complicado, ahora es tu estilo de vida.

Beneficios de ser mamá después de los 35 años existen muchos, pero lo importante es entender que cada una vive un proceso distinto y que no es tarde para tener un bebé, ¡todo lo contrario! Estás en la mejor etapa emocionalmente hablando para traer una vida al mundo.