Alimentos que benefician y perjudican la fertilidad

En la actualidad, fertilidad y nutrición son dos conceptos estrechamente relacionados gracias a nuevos estudios que revelan la indudable influencia de nuestros hábitos alimenticios en las posibilidades de lograr un embarazo, sea que lo intentes naturalmente o que hayas recurrido a un tratamiento de reproducción asistida.

Cuando una pareja se plantea conseguir el embarazo, es importante llevar a cabo una evaluación de la alimentación para detectar si existe algún desorden nutricional que pueda estar afectando a la fertilidad de uno o ambos miembros de la familia. Además, la cantidad de alimentos diarios debe estar ajustada al IMC (Índice de Masa Corporal) de cada persona, ya que tanto el exceso de peso como el bajo peso afectan a la fertilidad.

A continuación, abordaremos los grupos de alimentos y nutrientes que los especialistas podrían sugerir que incluyas en tu dieta, así como los productos que debes evitar consumir con frecuencia para ayudar a tu cuerpo a potenciar la concepción de un hijo:

Alimentos que benefician la fertilidad

Agregar determinados alimentos ricos en vitaminas y antioxidantes en nuestra alimentación diaria puede ayudarnos a prevenir problemas de fertilidad e incluso aumentar las posibilidades de concebir si te encuentras bajo un tratamiento de fertilidad como la FIV o la inseminación artificial:

 

Ácidos grasos

El omega 3 (sobre todo el DHA, EPA Y DPA) y el omega 6 son ácidos grasos poliinsaturados esenciales y muy beneficiosos. Ambos son tipos de lípidos que deben ser incorporados en la dieta ya que nuestro organismo no es capaz de sintetizarlos, pero podemos encontrarlos en el pescado.

Lo recomendable es consumir pescados con bajo contenido en mercurio, por ejemplo el langostino, el camarón, el atún claro enlatado al natural, la trucha, el abadejo y el salmón; la opción vegetariana es optar por las semillas de lino o suplementos en cápsulas.

Igualmente, la incorporación del aceite de onagra en nuestra alimentación ayuda a potenciar la fertilidad por ser rico en omega 6 y actuar como un regulador hormonal del ciclo menstrual. Por su capacidad para mejorar la circulación, puede ser utilizado en caso de impotencia relacionada con una falta de riego sanguíneo en los órganos reproductores masculinos.

Frutas y verduras

Especialmente las ensaladas de fruta y verduras de color verde, rojo y amarillo, porque son las más ricas en antioxidantes; entre ellas se destacan la col rizada, el pimiento rojo, los arándanos, las fresas, el tomate, las zanahorias y las espinacas. Se dice que entre más intenso es su color, mayores propiedades encontrarás en ellas.

Los antioxidantes son moléculas que previenen la oxidación y el envejecimiento de las células del organismo. Por ende, una dieta rica en antioxidantes puede mejorar la fertilidad femenina, ya que mejora la respuesta ovárica y ayudan a evitar el envejecimiento de los ovarios.

Trata de conseguir tus alimentos de cultivos orgánicos para evitar pesticidas. Si quieres que tus verduras conserven la mayoría de sus nutrientes, deberás prepararlos a la mínima cocción y por supuesto limpiarles bien antes de comerlos.


Alimentos ricos en Hierro

El hierro es útil para evitar una anemia en embarazo y post parto. Además, favorece la ovulación e interviene en la implantación del óvulo fecundado.

El pescado o marisco (ostras, mejillones, sardinas), la ternera, el buey y los vegetales (espárragos, habas, frijoles y lentejas) son alimentos ricos en hierro. Otros minerales que podrías incluir en tu dieta para favorecer la función reproductiva del organismo son el Zinc, el Calcio, Selenio, Potasio y Yodo.

Hidratos de carbono integrales No refinados

Como la quinoa, el pan de avena, de centeno o de trigo integral para una menor producción de insulina.

Es sabido que el proceso de refinamiento destruye una gran cantidad de nutrientes y aumenta los niveles de insulina en sangre, provocando ciclos menstruales irregulares en personas con padecimientos como el síndrome del ovario poliquístico.


Suplementación con vitaminas

No es de extrañarse que un déficit de vitaminas pueda afectar a la fertilidad. Nuestro cuerpo sólo es capaz de producir la vitamina D a partir de la luz solar, así como las vitaminas K, B1, B2 y ácido fólico formadas en la flora intestinal en menores cantidades. Por lo tanto necesitamos incorporar el resto de vitaminas a nuestra dieta a través de alimentos y suplementos.

Cuando el objetivo se enfoca en lograr un embarazo, los suplementos que toman mayor importancia son aquellos que contienen las vitaminas B, C, D y E pero eso sí, antes de comenzar cualquier suplementación, es igual de importante dejarse asesorar por un especialista médico, ya que una hipervitaminosis inducida por un exceso tampoco es favorable.

Alimentos que perjudican la fertilidad

No existe una ‘dieta mágica’ como tal que te asegure que lograrás quedar embarazada, pero sí que te recomendamos evitar, o al menos disminuir el consumo de los siguientes alimentos que no te convienen, ni ahora que buscas un embarazo, ni en general para tu salud y la de tu pareja.

El alcohol

Antes del embarazo, las bebidas adulteradas pueden generar ciclos menstruales irregulares y hasta periodos sin ovulación. Además, durante el embarazo, el consumo de alcohol puede provocar abortos espontáneos y alterar el desarrollo del feto.

La cafeína

Consumir más de 3 tazas de café al día llega a dificultar la implantación del óvulo en el útero. Evita igualmente las infusiones con cafeína. Se trata de desactivar cualquier alimento o situación que nos provoque estrés.

Grasas saturadas

Se ha demostrado que su consumo afecta negativamente a la estimulación ovárica a través de la mala maduración de los ovocitos en las mujeres. Lo anterior se debe a que el consumo elevado de grasas saturadas provoca un desequilibrio entre la cantidad de progesterona y de estradiol en el organismo.

Las grasas saturadas están presentes en las carnes rojas, carne de cerdo, la bollería industrial y otros alimentos.

Productos lácteos

Según un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Harvard, se encontró que consumir en exceso productos lácteos enteros disminuye la calidad del semen. Así que si los consumes, mejor que sean desnatados.


De manera relacionada, la listeria es una bacteria que puede provocar abortos espontáneos en fases muy tempranas del embarazo. Es mejor evitar contagiarnos, eliminando la ingesta de quesos blancos o los lácteos no pasteurizados, la carne poco cocinada y el sushi crudo.

Productos y bebidas edulcoradas con Aspartamo

El aspartamo activa la secreción de prolactina, dificultando la ovulación. Lo mejor es optar por un consumo de azúcar moderado y deshacerse de los edulcorantes.