ciclo fertil

7 señales de que estás en tus días más fértiles

En cada ciclo menstrual existen días en los que hay más posibilidad de lograr un embarazo. Estos varían entre ciclos y también son distintos para cada mujer.

Al punto más fértil se le conoce como la “ventana de fertilidad”, la cual se presenta pasados aproximadamente seis días después de la menstruación. Durante este período se presentan algunas señales de que estás en tus días más fértiles debido a la influencia de las hormonas ováricas, estrógenos y progesterona.

Aquí 7 señales de que estás en tus días más fértiles:

1.    Moco Cervical

El moco cervical es una secreción que producen las células del cérvix o cuello uterino, por influencia hormonal: la primera mitad del ciclo menstrual gracias a los estrógenos, y la segunda mitad por la progesterona.

El moco cervical que indica fertilidad se presenta dos días antes, durante, y un día después de la ovulación. Estas son las características del moco cervical que indica fertilidad:

Fértil No fértil
Cantidad Abundante Escaso o ausente
Aspecto Transparente, similar a la clara

de huevo cruda

Opaco. Blanco o amarillento
Consistencia Acuoso, elástico, filante Grumoso,pastoso
Sensación Húmeda, lubricante, resbaladiza Seca y pegajosa

2.    Temperatura Basal Corporal

La temperatura basal es la temperatura normal que tiene tu cuerpo en reposo, sin la influencia de bebidas o alimentos. Esta temperatura experimenta variaciones a lo largo del día, pero también en respuesta a las hormonas del ciclo menstrual.

Después de la ovulación, el folículo ovárico se convierte en el cuerpo lúteo y comienza a producir progesterona. La progesterona provoca una elevación sostenida de la temperatura basal (aproximadamente 0.2ºC), y regresa a la normalidad en cuanto se presenta la menstruación.

Debes hacer al menos 9 mediciones y encontrar las tres más altas. Con el aumento de temperatura podemos determinar que la ovulación ya ocurrió.

3.    Posición del Cérvix

También el cérvix modifica su consistencia y ubicación dependiendo de la fase del ciclo en el que te encuentres, por influencia de los estrógenos y la progesterona. Estos cambios son muy fáciles de percibir por autopalpación, teniendo mucho cuidado y con las manos bien limpias.

Después de la menstruación

  • Es fácil de alcanzar
  • Su consistencia es firme, como la punta de tu nariz
  • El orificio cervical está casi cerrado

Durante tu fase más fértil (estrógenos)

  • Se eleva, así que es difícil de tocar
  • Su consistencia es blanda, similar a los labios
  • El orificio cervical se encuentra abierto

Durante tu periodo no fertil(progesterona)

  • El cérvix vuelve a bajar, volviendo a ser fácil de alcanzar
  • Con el paso de los días se va tornando firme
  • El orificio cervical se cierra

4. Ciclos irregulares

Un ciclo menstrual regular dura entre 26 y 30 días, y es el mayor indicador de fertilidad en una mujer, pues sin ovulación no hay menstruación.

Cuando los ciclos son irregulares es posible que algunos meses no se presente la ovulación; si son muy cortos puede ser indicador de una baja reserva ovárica y si existe un dolor muy intenso podríamos sospechar de endometriosis.

5.    Detección de Hormona Luteinizante (LH) en orina

En el ciclo menstrual normal se presenta un pico brusco en los niveles de Hormona Luteinizante, que desencadena la ovulación. Los niveles de LH se pueden detectar en la orina, con ayuda de tiras reactivas, 36 horas antes de que tenga lugar la ovulación.

En combinación con la observación del moco cervical, es un instrumento muy valioso para identificar la fase fértil de tu ciclo, sobre si estás en busca de un embarazo.

6.    Síntomas menores

También están algunos síntomas que acompañan a las variaciones hormonales en el ciclo. Dependiendo de cada mujer, pueden presentar varios, uno o ninguno, y solo tienen valor clínico cuando se repiten cada mes:

  • Sangrado intermenstrual (spotting), que puede ser rojo, rosa o marrón, mezclado con el moco cervical.
  • Dolor pélvico o lumbar ligero, similar a los cólicos menstruales. Es justo antes o después de la ovulación.
  • Dolor e hinchazón mamarios
  • Cambios de humor
  • Distensión gástrica, aumento del apetito
  • Hinchazón abdominal
  • Acné

7. Aumento del deseo sexual

La líbido femenina aumenta naturalmente cuando la mujer está ovulando, ya que por simple instinto de supervivencia, las hormonas hacen que se incrementen las posibilidades de que se tenga un encuentro sexual y con ello las posibilidades de conseguir un embarazo.

Te recomendamos estar atenta a tus ciclos y a todas las señales de fertilidad que se presenten en ellos, sobre todo si estás en busca de conseguir un embarazo.