dieta embarazo

Mejora estos 5 hábitos y ten un embarazo saludable

Sabemos lo importante que es para ti que en esta nueva etapa de tu vida las cosas salgan de la mejor manera y que tú y tu bebé estén saludables durante toda la gestación y después del parto.

Es importante que conozcas las acciones que puedes llevar a cabo para procurar tu bienestar y el de tu bebé. Para ayudarte, aquí te dejamos cinco consejos que puedes seguir y así tener un embarazo saludable sin complicaciones.

1.Vigila tu alimentación

Según un estudio realizado por los laboratorios españoles Cinfa, el 26.7% de las embarazadas no adapta sus hábitos alimenticios a los requerimientos en el embarazo y, por el contrario, algunas los empeoran.

Es muy importante que vigiles lo que estás comiendo y te encargues de darle a tu cuerpo lo que realmente necesita. Una dieta equilibrada es esencial, pues por medio de ella, tu bebé adquirirá los nutrientes para seguir desarrollándose sanamente.

Recuerda también no ingerir alimentos que pueden ser nocivos como los embutidos, lácteos no pasteurizados y carnes y pescado a término medio. Además, es importante que te mantengas bien hidratada.

2. Ejercítate

Es un mito que hacer ejercicio es malo durante el embarazo, sin embargo, debes saber que hay cosas que puedes hacer y otras que no. Lo ideal es, por supuesto, que no te esfuerces demasiado, pero los ejercicios de relajación y estiramientos podrían ayudarte a aliviar el dolor de pies y espalda provocados por el natural aumento de peso en tu cuerpo.

3. Utiliza ropa holgada

La comodidad es importante, por lo que utilizar ropa holgada, que no te ajuste demasiado ni te presione cuando comience a cambiar tu cuerpo, hará que los cambios sean más fáciles de recibir. Utiliza además ropa interior de algodón para evitar infecciones y sujetadores que se adapten al nuevo volumen de tus senos.

4. Evita fumar y tomar alcohol

Parece obvio, pero es importante que lo recuerdes, pues los malos hábitos afectarán directamente la salud de tu bebé. Fumar en el periodo de gestación puede causar partos prematuros e, incluso, incrementa el riesgo de aborto espontáneo.

También le puede ocasionar daños y malformaciones a tu pequeño, como crecimiento restringido de la cabeza o un bajo peso al nacer, sin mencionar el riesgo de que tu bebé nazca muerto.

La exposición prenatal al humo se ha vinculado también con otras consecuencias en la salud y el desarrollo de los niños, entre ellas, una función pulmonar disminuida, sibilancia persistente y asma (posiblemente por la metilación del ADN), dificultades visuales (como estrabismo, errores de refracción y retinopatía).

Por otro lado, el consumo de alcohol durante el embarazo puede causar en el bebé defectos de nacimiento en el corazón, el cerebro y otros órganos importantes. Estos problemas duran toda la vida.

5.Toma suplemento de yodo y ácido fólico

Un embarazo hace que tu cuerpo aumente la necesidad de ingesta de nutrientes adicionales, pues con un feto creciendo y desarrollándose dentro de tu vientre, es indispensable el incremento de éstos en tu nutrición.

Es por eso que los médicos recomiendan la suplementación alimenticia con vitaminas y minerales correspondientes a la etapa de gestación. Antes del embarazo y durante el primer trimestre, los especialistas creen que el ácido fólico, es el nutriente más importante.

Cumple un rol relevante en el desarrollo del sistema nervioso y neuronal del bebé y también puede ser un factor que contribuya a evitar casos de malformaciones congénitas, por eso es importante tomarlo antes de que el embarazo, si estás en planes de concebir próximamente.

Por otro lado, el yodo es importante en los últimos seis meses de gestación, ya que este elemento químico contribuye al buen funcionamiento de la glándula tiroides. Es importante saberlo, porque la deficiencia tiroidea durante el embarazo puede llevar a que la madre sufra de hipo o hipertensión y a que el feto tenga problemas en el desarrollo cerebral.

Recuerda que los cuidados y hábitos que tengas durante tu embarazo van a repercutir directamente en la salud de tu bebé y en la tuya, así que procura vivir esta etapa con mucha responsabilidad.