CGT: el test de compatibilidad más importante para la salud de tu bebé

Ahora es posible conocer la probabilidad de que tus hijos presenten algún padecimiento genético, antes de concebirlos.

Muchas parejas pueden ser portadoras de mutaciones genéticas recesivas en el mismo gen, sin saberlo. De hecho, las mutaciones pueden pasar desapercibidas durante generaciones, hasta que dos portadores tienen un hijo con dicha mutación dominante.

Ser portador significa que una de las dos copias de un gen contiene una mutación que hace que no funcione correctamente. Si la mutación se da en un solo gen, todavía existe una copia funcional, pero no activa, del mismo gen, por lo que los portadores pueden no ser conscientes de esta condición hasta que se realizan un test de compatibilidad genética.

 

En el caso de que ambos progenitores tengan una mutación en el mismo gen, la probabilidad de tener un hijo enfermo es del 25%.

¿Cuándo es recomendable solicitar un CGT?

Se recomienda hacer el test en los siguientes casos:

Antes de un tratamiento de reproducción asistida: Para conocer el riesgo de transmisión y poder determinar el mejor tipo de tratamiento en cada caso.

Antes de un tratamiento con óvulo o semen de donante: Para seleccionar un donante que no sea portador de la misma mutación que el miembro de la pareja que aporta los gametos (óvulos o espermatozoides).

Antes de intentar por medios naturales un embarazo: Cualquier mujer que quiera quedarse embarazada para conocer el riesgo de transmitir posibles enfermedades a su hijo.

 

En la actualidad, se conocen unas 7000 enfermedades causadas por la alteración de genes concretos. 1 de cada 100 nacidos presenta una de estas enfermedades.

 

¿Cómo actuar cuando ambos miembros de una pareja son positivos en CGT?

La recomendación es consultar con el especialista sobre las opciones para concebir un hijo sano. Estas parejas pueden realizar un diagnóstico prenatal o diagnóstico genético preimplantacional (PGD), evitando así que su hijo sufra la enfermedad. Otros padres pueden recurrir a la donación de gametos para evitar estas enfermedades. También pueden valorar la adopción para evitar tener un hijo afecto.

En New Hope Fertility Center México, especialistas en Fertilización In Vitro, contamos con tecnología de punta para realizar un diagnóstico genético preimplantacional previo a la transferencia embrionaria, para detectar alteraciones cromosómicas y poder transferir un embrión genéticamente sano.

Contáctanos para más información.

 



×