¿Por qué transferimos un solo embrión?

El deseo de ser mamá está latente en el corazón de toda mujer, pero, en algunos casos, los problemas de infertilidad pueden dificultar la realización de este sueño. En la actualidad, gracias a los avances médicos y científicos, los problemas de fertilidad bien diagnosticados tienen solución, por lo que muchas parejas aún tienen la posibilidad de ser padres.

La fertilización in vitro (FIV) ha logrado que muchas parejas en todo el mundo lleven un embarazo a final feliz, vino a revolucionar los tratamientos de fertilidad, es una técnica de reproducción asistida en la cual, se estimulan los ovarios para que crezcan varios folículos de donde se extraen los óvulos, posteriormente en laboratorio con técnicas especiales se unen óvulos y espermatozoides para esperar la fertilización o fecundación (unión de óvulo y espermatozoide), es entonces, cuando se forma un embrión. El embrión tiene que pasar un proceso de desarrollo; para posteriormente realizar la  transferencia embrionaria que consiste en colocar el embrión adentro del útero de la futura mamá y posteriormente esperar el tiempo requerido según el día de la transferencia para saber si hay embarazo o no mediante una prueba de embarazo en sangre.

En New Hope realizamos FIV, pero también nos apoyamos en otro método exclusivo, el MINI FIV®, una técnica novedosa que ofrece varias ventajas para el logro del embarazo y para el nacimiento del bebé. Este tratamiento es el indicado para las mujeres que desean reducir los riesgos y molestias asociados con el FIV convencional como: mayores dosis de medicamentos, mayores costos, incremento en el riesgo de síndrome de hiperestimulación ovárica, mayor riesgo de embriones que probablemente no se utilicen debido a que el numero de embriones logrados con un ciclo convencional son mucho mayores y mayor riesgo de embarazo múltiple (gemelos, trillizos etc.) cuando se transfieren 2 o más embriones. Esto, a pesar de lo agradable que pueda parecer a primera vista, puede ser de gran peligro para la mamá y para los bebés ya que incrementa el riesgo de padecer diabetes durante el embarazo, preeclampsia (elevación de la presión arterial después de las 20 semanas de gestación, parto pretérmino (nacimiento antes de las 37 semanas de gestación), bajo peso al nacimiento entre otras.

En New Hope apostamos por otros resultados. Deseamos que nuestras pacientes logren un embarazo exitoso y que traigan al mundo a un bebé sano que el día que salgan del hospital, se vayan de alta con su bebe. Por esta razón, estamos convencidos de que la calidad de un óvulo supera la cantidad.

MINI FIV® se centra en la fertilización de un menor número de óvulos que tengan la mayor calidad y por consiguiente al mejor embrión para transferir (colocarlo adentro del útero) y así incrementar la posibilidad de implantación (prueba de embarazo positiva), por lo que la recomendación de New Hope es transferir un solo embrión, y así disminuir probabilidades de complicaciones inherentes a un embarazo múltiple como ya lo mencionamos anteriormente.

En New Hope nuestros criterios no se basan solo en la edad, niveles de FSH o el número de folículos producidos en cada ciclo, pensamos que cada mujer es diferente y por lo tanto, cada tratamiento es individualizado. Buscamos lograr embarazos sanos y cumplir tu sueño de ser mamá.