Mitos

La infertilidad afecta a una de cada cinto parejas y el problema puede ser ocasionado por padecimientos tanto femeninos como masculinos. Aunque este problema es más común de lo que se piensa, lo cierto es que en torno a él, existe una enorme cantidad de desinformación y de mitos que no tienen sustento en la realidad o en datos duros.
A continuación, mencionaremos algunas de esas ideas que quizá has escuchado con frecuencia en boca de los demás.Mito uno: si los ciclos son regulares, la concepción es fácil.

Realidad: lo cierto es que no todos los ciclos son ovulatorios, por lo que no en todos ellos puede lograrse un embarazo, también hay que considerar otros factores como alteraciones tiroideas por ejemplo, la permeabilidad de las trompas o el factor masculino.

Mito dos: la fertilidad masculina no caduca; los hombres no tienen “reloj biológico”.
Realidad: Los espermatozoides se recambian cada 3 meses, el 40% de los problemas de fertilidad tienen causas masculinas. Además, la calidad y salud de los espermatozoides puede verse afectada por el consumo de alcohol, el tabaco, drogas y esteroides o anabólicos.

Mito tres: la infertilidad es hereditaria.

Realidad: aunque hay enfermedades de carácter genético que pueden afectar la posibilidad de lograr un embarazo, personas sin ningún tipo de antecedente familiar pueden ser infértiles.

Mito cuatro: debo dejar de fumar hasta que me embarace.

Realidad: el consumo del tabaco reduce las posibilidades de un embarazo, lo mejor es no fumar o dejar de fumar antes del embarazo.

Mito cinco: las enfermedades de transmisión sexual no tienen relación con la fertilidad.
Realidad: algunos padecimientos, a pesar de haber recibido el tratamiento adecuado, pueden dejar secuelas que dificulten la concepción de forma espontánea.

Mito seis: la fertilidad femenina se acaba con la llegada de la menopausia.

Realidad: las mujeres sufren un cambio brusco en la reserva ovárica a partir de los 35-37 años y se estima que esta se agota a cuando se presenta la menopausia. Sin embargo, cada caso debe valorarse de forma particular.

Mito siete: si se tienen relaciones sexuales a diario, lograr un embarazo es fácil.

Realidad: lo recomendable es que las relaciones sexuales regulares se efectúen alrededor del día ovulación.

Mito ocho: la obesidad no tiene relación con la fertilidad.

Realidad: la obesidad puede afectar la fertilidad sobre todo desde el punto de vista hormonal, generando una alteración en el ciclo menstrual y en la ovulación, puede asociarse con alteraciones metabólicas como diabetes, dislipidemia, resistencia a la insulina etc.



×