“La fórmula: Dios + médico honesto con sólidos conocimientos + embrióloga experta + excelente clínica y laboratorio”

Escribo este relato con mi bebé en brazos, logrado por reproducción asistida en New Hope Fertility Center, México (NHFC).

 

Sobre mi persona

Tengo 38 años, obstrucción tubaria, e hiperprolactinemia. A los 37 me realizaron una Inseminación Artificial sin los estudios mínimos indispensables de fertilidad. El resultado fue negativo, pues no era candidata a este procedimiento por tener una trompa obstruida y la otra escasamente permeable, además de la edad.

 

Mi esposo y yo decidimos cambiar de médico, y éste nos recomendó una Fertilización in Vitro (FIV) que fue cancelada porque produje únicamente 4 folículos y para él, esto era baja respuesta. (Hoy entiendo que fue un verdadero desperdicio a mi edad no aprovechar cada folículo).

 

Hicimos una FIV más con un incremento impresionante de hormonas en mi tratamiento. Esta vez hubo más folículos, pocos embriones, ninguno de buena calidad y la beta fue negativa.

 

El argumento del médico fue que mis óvulos eran de mala calidad por mis 37 años, y la única opción que nos dio fue la donación de óvulos.

 

Sobre la FIV con estimulación mínima y ciclo natural

No conformes con este argumento, especialmente porque habíamos leído en foros extranjeros de infertilidad, a gente de mayor edad que habían logrado embarazos con sus propios gametos, mi esposo y yo comenzamos a investigar y entendimos que las altas dosis de medicamento que me administraron en la FIV convencional, pudieron incidir en la calidad de los óvulos y en el medio ambiente.

 

Así que optamos por la estimulación mínima (Mini FIV) y ciclos naturales, y decidimos viajar a Guadalajara, Jal., a entrevistarnos con el Dr. Alejandro Chávez Badiola en New Hope Fertility Center, México. Revisó nuestro expediente, pidió exámenes complementarios y comenzamos un plan de tratamiento cuyo objetivo final era lograr un embarazo con nuestros propios gametos.

 

¡A poco más de un año de esa entrevista, el objetivo fue alcanzado y ahora tenemos a nuestro bebé de dos meses en casa!

 

Muchos médicos se oponen a estas modalidades, argumentando que se obtiene uno o pocos óvulos, según el procedimiento. Lo cual es verdad, pero olvidan que éstos son de la mejor calidad que el cuerpo produce. Olvidan también, que un número elevado de óvulos no es garantía de buenos resultados. A mí no me sirvieron los 11 óvulos que me aspiraron en la FIV convencional negativa: fecundaron 7, se detuvieron en su crecimiento 4, y me transfirieron 3 embriones de regular a mala calidad con porcentajes variados de fragmentación.

 

Destaco que todos los embriones que logramos en mini FIV fueron de excelente calidad, sin fragmentación.

 

Otras personas afirman que el Mini FIV es una buena opción sólo para mujeres jóvenes. En realidad es una excelente opción para mujeres de cualquier edad y a mí me funcionó muy bien a los 38 años.

 

Sobre el Dr. Chávez Badiola

Es un médico joven, con sólidos conocimientos de endocrinología de la reproducción, honesto, con un desempeño profesional responsable ya que hace un manejo impecable de los procedimientos, cuidando minuciosamente cada etapa de los mismos. Comprometido con su profesión y con sus pacientes, propositivo, que no descansa hasta encontrar la mejor opción para cada caso específico. De gran calidad humana. Permite una buena comunicación médico-paciente: en consulta, por teléfono, vía correo electrónico. Siempre disponible fuera de horario de oficina. Sobra decir que cuenta con todo nuestro respeto, admiración y confianza. ¡Es un excelente médico!

 

Recursos Humanos de NHFC

Además de todas las características antes mencionadas, el Dr. Chávez Badiola ejerce un excelente liderazgo en su equipo de trabajo, ya que ha logrado transmitirles los valores de honestidad, calidad, ética y servicio. Es un equipo joven pero altamente profesional y confiable.

 

La Clínica y el laboratorio

La clínica cuenta con estándares muy altos de calidad en el servicio. Sus instalaciones son limpias, confortables y con la más alta tecnología de punta. Tienen amplia experiencia en pacientes foráneas; además los precios de estos procedimientos no son tan onerosos, lo que permite cubrir los gastos de traslado. El laboratorio es excelente, de primer nivel. Aquí es importante destacar el desempeño de la embrióloga Lizeth Barrientos, Jefa del Laboratorio, quien nos explicó ampliamente el desarrollo embrionario y con su experiencia nos orientó, con mucho éxito, en la toma de decisiones.

 

En resumen

La fórmula: Dios + médico honesto con sólidos conocimientos + embrióloga experta + excelente clínica y laboratorio, dieron un final feliz a nuestra historia.

 

¡Mi esposo y yo hacemos un AGRADECIMIENTO PÚBLICO a todos ellos!