“Nos han dado la felicidad más grande que cualquier persona puede tener en este mundo.”

“La única posibilidad que tenía para ser mamá era por medio de un FIV. Tuve conocimiento de la clínica de New Hope gracias a una amiga que me los recomendó (ella también gracias a ustedes pudo tener a sus gemelitas).

Tras la primera cita que tuvimos con el Dr. Alejandro quedamos convencidos de que ahí era el lugar indicado para iniciar el tratamiento, puesto que nos trasmitió confianza, seguridad y profesionalismo.

En el primer ciclo de estimulación sólo un óvulo se pudo obtener, el cual fecundó con éxito. Gracias a la asesoría oportuna del equipo de New Hope nos propusieron realizar un segundo ciclo de estimulación en el cual obtuvimos 3 óvulos, los cuales también fecundaron con éxito.

En el mes de marzo de este año se me realizó la transferencia de un solo embrión, y a la semana de la transferencia obtuvimos la mejor noticia: que nuestra beta era positiva.

Durante el procedimiento me sentí muy bien atendida, puesto que todo el equipo de New Hope, aparte de un gran profesionalismo, tiene una alta calidad humana, la cual nos hizo sentir mucha confianza y tranquilidad en el proceso hasta graduarnos.

Actualmente tenemos la dicha de ser padres, por lo que les debemos un infinito agradecimiento. Nos han dado la felicidad más grande que cualquier persona puede tener en este mundo: el contar con una hija bella, sana, la cual nos llenará de alegría y amor nuestro día a día.

Mil gracias a todas las personas que forman el equipo de New Hope Fertility Center. ¡Nosotros somos un caso de éxito que les deseamos por siempre dicha y felicidad!”

La diferencia entre quien lo desea y lo logra es hacer algo al respecto. Así es el caso de nuestra mamá New Hope, quien venció sus miedos y se puso en nuestras manos.